15 enero 2011

Axolotl

"Hubo un tiempo en que yo pensaba mucho en los Axolotl..."
Con esa frase comienza el cuento de Cortázar, un cuento que viene incluido en el libro Final del Juego (1956).


El nombre Axolotl (axolote, ajolote), proviene del Nahuatl y significa perro de agua, en realidad es un anfibio de origen mexicano, puede vivir siempre en estado larvario la cual solamente metamorfoseará si las condiciones de su entorno empeoran y necesita adaptarse a ellas obligarlos a llevar acabo esta metamorfosis les provocará un estres innecesario que, irremediablemente, provocara la muerte.

El cuento es transparente y conforme se va leyendo, envolvente. Se nos presenta entonces a un escritor obsesionado con los axolotl, que va a verlos al acuario del Jardín des Plantes donde comienza una transmigración y se puede mirar desde ambos lados y hacia ambos lados, dentro y fuera, al final el lector es quien debe determinar en que lado del cristal se esta.



"No hay nada de extraño en esto porque desde un primer momento comprendí que estábamos vinculados, que algo infinitamente perdido y distante seguía sin embargo uniéndonos."

El cuento completo lo puedes descargar desde aquí.
Mas información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Axolotl

"Hubo un tiempo en que yo pensaba mucho en los Axolotl..."
Con esa frase comienza el cuento de Cortázar, un cuento que viene incluido en el libro Final del Juego (1956).


El nombre Axolotl (axolote, ajolote), proviene del Nahuatl y significa perro de agua, en realidad es un anfibio de origen mexicano, puede vivir siempre en estado larvario la cual solamente metamorfoseará si las condiciones de su entorno empeoran y necesita adaptarse a ellas obligarlos a llevar acabo esta metamorfosis les provocará un estres innecesario que, irremediablemente, provocara la muerte.

El cuento es transparente y conforme se va leyendo, envolvente. Se nos presenta entonces a un escritor obsesionado con los axolotl, que va a verlos al acuario del Jardín des Plantes donde comienza una transmigración y se puede mirar desde ambos lados y hacia ambos lados, dentro y fuera, al final el lector es quien debe determinar en que lado del cristal se esta.



"No hay nada de extraño en esto porque desde un primer momento comprendí que estábamos vinculados, que algo infinitamente perdido y distante seguía sin embargo uniéndonos."

El cuento completo lo puedes descargar desde aquí.
Mas información: